Reductor-velocidad

Bandas reductoras de velocidad

Las bandas reductoras de velocidad son unos elementos que se colocan sobre la superficie de rodadura en las calles y carreteras para tratar de adecuar la velocidad de los vehículos en aquellas zonas donde debe extremarse la precaución y seguridad, bien por el uso compartido de la vía con peatones, o bien por la aproximación a lugares donde es necesario aminorar la velocidad o incluso pararse (accesos a rotondas, básculas de pesaje…).

La precaución y aumento de atención en los puntos complicados de la red viaria se marcan mediante la señalización vial, pero en algunos de ellos es conveniente reforzarla con el uso de los reductores de velocidad con el fin de conseguir su objetivo y dotar de seguridad a la circulación en esos puntos.

Las bandas reductoras de velocidad cuentan con ventajas destacadas como dotar de protección e identificación a los pasos de peatones y mantener la reducción de velocidad aconsejada de forma efectiva.

Tienen el inconveniente de incomodar al conductor y pasajeros de los vehículos cuando se pasa sobre ellos a una velocidad mayor a la indicada, pero esta incomodidad es lo que le hace ser efectivo, ya que el conductor, para tratar de evitarla, reduce la velocidad y está más atento a la conducción.

Los reductores de velocidad que se pueden encontrar pueden ser fabricados en las calles con sus mismos elementos, o bien prefabricados en materiales estables, indeformables y de gran durabilidad.

Divetis pone a su disposición diferentes modelos de reductor de velocidad prefabricado. Están hechos de caucho reciclado y se sujetan a la vía mediante tacos y tornillos, los cuales son también suministrados.
Existen diferentes tamaños y alturas con el fin de poder satisfacer la necesidad de cada caso, ya sea en la calle (pública o privada), en el garaje, en las cercanías de un colegio, en la industria…

Desde 2008, el Ministerio de Fomento estableció una normativa para la colocación de estos reductores en la Red Nacional de Carreteras del Estado. Establece los lugares donde no deben colocarse los reductores, cómo han de ser, señalización horizontal y vertical relativa a los mismos, etc.

También existen otros modelos de reductor de velocidad que son portátiles, permitiendo reducir la velocidad en aquellas ocasiones y lugares concretos donde se necesita reducir la velocidad por alguna circunstancia concreta y puntual, sin que deba ser de forma permanente. Estos elementos se colocan provisionalmente en la vía y pueden recogerse una vez ha pasado la situación para la que se colocaron.