Los elementos de protección para las personas estás diseñados para prevenir cualquier peligro al que se pueda exponer un individuo cuando está expuesto a un riesgo.

El riesgo puede ser tanto tangible (corte, golpe, caída…) como intangible (polvo, virus, bacterias…). Ese riesgo puede desencadenar una serie de circunstancias que haga peligrar la seguridad del individuo.

El uso de elementos de protección personal puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte para una persona.Por eso hemos de ser conscientes de su necesidad para poder prevenir cualquier daño y vivir con seguridad.